La revolución en la pantalla chica llega de la mano de Samsung

blogerredas 18 octubre 2010 0



Comodidad, tecnología y elegancia. Samsung lanzó al mercado, el televisor que esperabas para pasar las tardes en tu casa como si estuvieras en un cine. El nuevo y sofisticado televisor LED TV 9000 es uno de los más exclusivos del mercado gracias a su tecnología de punta, estilo vanguardista y a su revolucionario control de mando.

Su monitor es destacado. Con 7.98 milímetros de grosor (uno de los televisores más delgados del mundo), una pantalla que utiliza tecnología SPVA -le proporciona una elevada calidad en la reproducción de color desde cualquier ángulo, con retroiluminación LED periférica-, accesorios casi invisibles a la vista y una mejora en la imagen, hacen del LED TV 9000 un chiche que todos quisieran tener en casa. Además, Samsung ha creado un microsite en el que se muestran, de forma original y muy completa, todas las particularidades del televisor, tanto de su elegante diseño como las novedades más técnicas.

Por otra parte, llega con verdadera tecnología de punta. El Clear Motion Rate 800 y un procesador 3D integrado (permite convertir las imágenes 2D a 3D, logrando una sensación de profundidad espectacular), lo hacen ideal para quedarse en casa descansando y disfrutando de la tranquilidad hogareña. A modo de premio, también se incluyen unas gafas 3D activas que permitirán disfrutar de todas sus prestaciones tanto con películas, como juegos en 3D.

Además, el televisor Samsung LED 9000 permite compartir las fotos, vídeos o canciones que más te gusten, traspasando fácilmente los archivos desde tu ordenador o dispositivo móvil de forma inalámbrica y sin ningún tipo de esfuerzo.

Quizás su mayor novedad son los mandos a distancia. Este televisor incluye dos: uno pequeño, y sencillo, que permite manipular las funciones básicas: volumen, canales y fuente; y otro, un poco más sofisticado con pantalla táctil de tres pulgadas, que nos brinda un mundo de nuevas posibilidades.

Este mando, con una pantalla táctil de tres pulgadas, se conecta al televisor vía Wi-Fi, y es el televisor el que recibe, gracias a su doble sintonizador, los dos canales y envía la imagen y el sonido de uno de ellos al Touch Control. Además, siendo inalámbrico, ni siquiera es necesario permanecer frente al televisor y podremos interponer paredes sin que se pierda la señal.